PRÓXIMAMENTE

El brillo de la quietud


Paciencia, silencio y quietud son palabras que desparecen del diccionario cotidiano de la acción. Silenciar para escuchar, paciencia para sentir, contemplar para que se revele el panorama completo ante nuestros ojos, nuestra presencia y así primero apreciar, discernir, decidir y actuar. Esto requiere de la “espera”, la cual se ha quedado relegada en el bestiario obscuro de las ideas. ¿Por qué “la espera” es tan hostil? ¿Será por la imposición del tiempo y de lo que este debería ser? ¿Y qué tal si inventamos el propio, el que nos guié hacia nuestro camino más verdadero?

La espera regresaría entonces a la poética del tránsito del tiempo ya que en ella, se gestan los detalles que producen que el momento de “llegada”, sea lo más o menos brillante que deseemos. Es ese recorrido silencioso y sutil que desdibuja nuestro paso por la vida.

El brillo de la quietud es el título de la cuarta edición del Festival de los Mundos Posibles y surge como una introspección sobre conceptos que pueden llevarnos a una reflexión acerca nuestro ser en el mundo, sobre nuestras relaciones con el entorno y la forma en que decidimos vivirlas.

Abrirnos a la escucha es la mejor forma de mirar hacia dentro, resonar con nosotros y con los demás. Esperar sin esperar, flotar en la cadencia silenciosa del tiempo y recordar que somos, sólo somos.